Políticas en las que hemos influido

Acerca de nosotros

La Alianza Nacional Hispana de Jardinería y Paisajismo (NHLA) busca informar, alentar, capacitar y apoyar a sus miembros para que puedan convertirse en profesionales altamente exitosos, líderes comprometidos e involucrados y defensores más efectivos.

¿Por qué se formo la NHLA? Politicas en las que hemos influido Junta Directiva

Políticas en las que hemos influido

¡Si no luchas y te haces escuchar, te comerán vivo! Si no nos involucramos en formas que promuevan nuestros intereses, la decisión será moldeada por otros que no comparten nhla-President-electnuestras ideas. Nunca me di cuenta de lo importante que era esto o cuán eficaz yo y otros pequeños contratistas podríamos ser hasta que me uní a la NHLA

-Raul Berrios, NHLA Ex Presidente RulyScapes (Centreville, VA)

Hasta ahora nos habíamos enfocado en combatir políticas que buscan limitar el uso del césped en entornos residenciales y comerciales y en políticas que dificultan a empresas que trabajan conforme a la ley para obtener la mano de obra necesaria. Hemos logrado nuestros objetivos mediante el compromiso coordinado de nuestros miembros y la colaboración con otros que comparten nuestros intereses y preocupaciones.

En la alianza hemos alzado la voz en contra de las falsas declaraciones que le han impuesto al césped para limitar su uso y que han sido adoptadas sin ninguna base científica por la Agencia de Protección Ambiental y organismos que desarrollan códigos de construcción ecológica. A través del compromiso directo con esas entidades y con nuestros funcionarios electos en el Congreso, y a través de la cobertura de los medios de comunicación, hemos avanzado en difundir los beneficios ambientales y de salud humana que produce el césped y hemos desafiado las políticas que prescriben límites arbitrarios sin ninguna base científica. Después de hablar con nosotros, los senadores estadounidenses Marco Rubio, Lamar Alexander, James Inhofe y Bill Nelson acordaron escribir al administrador de la EPA en relación con la norma que limitaba al césped en su uso en un 40 por ciento pues esta regulación generaba una mala concepción en la mente de la población acerca del césped y puso a un cuarto de millón de empleos hispanos en riesgo. También brindamos testimonio en una audiencia del Consejo del Código Internacional. Estos esfuerzos continuos han contribuido a un replanteamiento en varios sectores y esperamos pronto persuadir a la EPA para que cambien la restricción del 40% que le impusieron al césped en su programa “WaterSense.”

También hemos desafiado al Departamento de Trabajo por los cambios propuestos al programa de visas de trabajo temporal H2-B que haría más difícil para las empresas que trabajan conforme a la ley de obtener la mano de obra necesaria. A través de un compromiso directo con los funcionarios de DOL y con nuestros funcionarios electos en el Congreso, a través de comentarios formales por escrito y por medio de la cobertura de los medios de comunicación hemos mostrado la importancia de un programa de visas confiable para traer a trabajadores extranjeros de temporada para realizar trabajos que en muchos casos los estadounidenses no desean tener o no se dan abasto de cubrir por la cantidad de puestos ofrecidos y con esto poder argumentar en contra de las normas que harían más difícil y costoso utilizar este programa de visado especial. Para el 30 de septiembre de 2011 el DOL impuso un aumento de salarios y esto podría haber frustrado a algunas compañías y posiblemente obligado a cerrar a otras, ante esta situación la NHLA se unió a otros, incluyendo a PLANET para demandar a DOL. Poco después de hacerlo, el DOL decidió retrasar la implementación del aumento salarial en 60 días. Seguimos buscando todas las oportunidades de compromiso y continuaremos educando a los líderes sobre las consecuencias para los Estados Unidos que pudieran tener las políticas o normas propuestas, incluyendo entre las más importantes la probabilidad de que muchos miles de obreros hispanoamericanos, supervisores, mecánicos, profesionistas de recursos humanos y otros puedan perder sus empleos y que muchos propietarios hispanoamericanos podrían perder las empresas que han trabajado tantos años para construir.